Quiropráctica

Dolor de cuello crónico: el tratamiento quiropráctico

By 6 agosto 2020 No Comments
Dolor de cuello crónico: el tratamiento quiropráctico

El dolor de cuello crónico es un problema de salud que afecta a mucha gente y supone un gran perjuicio a su calidad de vida.

De hecho, junto con la lumbalgia, el dolor cervical es de los más diagnosticados en nuestro país. Casi 10 millones de personas mayores de 16 años sufren estos dolores de manera crónica. Unas cifras que evidencian lo extendidos que están.

Es importante remarcar que el dolor puede no sentirse solo en el cuello. Al afectar a los nervios, es posible que sientas dolor en otras partes del cuerpo como brazos, hombros o espalda.

Dolor de cuello crónico vs. agudo

En realidad, la única diferencia entre un dolor crónico y un dolor agudo es la duración.

El dolor de cuello agudo suele ser provocado por traumatismos, malas posturas u otros factores. Es cualquier dolor de cuello que aparezca repentinamente. Y puede ser detonante para un dolor de cuello crónico.

Porque el dolor crónico comienza siempre siendo un dolor de cuello agudo. Es decir, puntual. Sin dependencia de las causas que lo provoquen. Puede que desaparezca por sí mismo o que se quede para acompañarte.

Se considera crónico cuando permanece durante más de 3 meses. Puede ser un dolor que va y viene. También que te acompañe constantemente. Si se alarga, puedes considerar que tienes dolor de cuello crónico.

Causas del dolor de cuello crónico

El dolor de cuello crónico, como hemos dicho, es cualquier dolor que se extiende en el tiempo. Por tanto, sus causas pueden ser las mismas que las de cualquier dolor de cuello. El problema es no ponerle remedio a tiempo o repetir malos hábitos que lo han provocado.

Entre las causas más habituales, podemos citar:

  • Accidentes o traumatismos: que provocan de manera habitual latigazos cervicales.
  • Malos hábitos posturales, que han aumentado por el uso prolongado de ordenadores y dispositivos electrónicos.
  • Pinzamientos nerviosos o subluxaciones vertebrales que no son tratados de manera adecuada.

Quiropráctica para el dolor de cuello crónico

La manera en que la quiropráctica aborda el dolor de cuello crónico no se limita a buscar el alivio de los síntomas. Esto es solo una consecuencia. La quiropráctica investiga la causa que subyace al dolor, para de esa manera poder evitar su reaparición en un futuro.

Para ello, es necesario llevar un examen exhaustivo del caso, que incluye las pruebas habituales que se realizan en un centro quiropráctico: posturales, de equilibrio corporal y electromiografías.

Antes de realizar los ajustes quiroprácticos, se debe responder a las siguientes preguntas:

  • ¿La curva vertebral es la adecuada?
  • ¿Las aperturas nerviosas entre las vértebras están libres de bloqueos?
  • ¿La cabeza está equilibrada?
  • ¿Los hombros están nivelados?

Con la información que aporta el examen quiropráctico, se establece un plan de cuidados. El objetivo es mejorar el movimiento y devolver las vértebras a su posición natural.

Si la estructura vertebral está en buen estado, los nervios se liberan de interferencias. De esta manera, el dolor de cuello puede disminuir e incluso desaparecer por completo sin fármacos ni cirugías invasivas.

Un estudio publicado en el Journal of Manipulative and Physiological Therapeutics, encontró que los pacientes con dolor de cuello crónico que recibieron cuidado quiropráctico informaron de una mejora significativa. Algo que no hicieron aquellos que fueron tratados con analgésicos comunes.

Pide tu cita informativa gratuita y descubre cómo puedo ayudarte

Si llevas tiempo con dolor y nada de lo que has probado ha conseguido quitártelo, quizás es momento de probar algo diferente. 

Es posible que tu dolor se deba a pinzamientos nerviosos que impiden que tu cuerpo pueda sanar como debería. En ese caso, la mejor opción para ti es el cuidado quiropráctico.

El dolor de cuello crónico puede mermar mucho tu calidad de vida. No lo permitas por más tiempo.

Leave a Reply

Abrir chat
¿Cómo puedo ayudarte?